Colombia

Una gran parte de las opciones cafeteras –como no es de extrañar- pasarán por la cabeza y las piernas de Radamel Falcao. El de Santa Marta, que ya se perdió la de Brasil en 2014 por una grave lesión de rodilla, participará, a sus 32 años, en su primera Copa del Mundo.
Y el contexto, más allá de su abrumadora capacidad rematadora dentro del área, exigirá muchas cosas al actual delantero centro del AS Mónaco. Para empezar, de su capacidad asociativa en la frontal del rival dependerá, como anteriormente señalábamos, que James encuentre un contexto realmente favorable para su pie izquierdo. Ya no solo para que el ‘10’ chute a portería, sino para toda la selección colombiana adopte –con los laterales arriba, Cuadrado por banda y Uribe rompiendo por dentro para cargar el área- una armonía que le permita atacar, aprovechando el pivoteo de su ‘9’, de una forma tan eficaz como eficiente. Por dicha sintonía pasa el destino colombiano.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Ahora bien, al margen de la relación entre James y Falcao, Pékerman guarda bajo la manga otra dupla que, algo más práctica que la del mediapunta y su atacante, también puede aproximar a Colombia al gol. De derecha a izquierda; a expensas de que el argentino ya ha probado a darle la vuelta al calcetín, sin que los resultados hayan sido parecidos. El de la Juventus es un extremo de pura cepa; de correr, regatear y poner el centro al área. Pero si algo le distingue realmente del resto es que su pie derecho, por mucho y muy rápido que lo mueva, no necesita llegar hasta línea de fondo para explorar el segundo palo. Y eso, para un futbolista tan dinámico, explosivo y poderoso como Uribe, que acostumbra a trazar movimientos muy verticales, es oro en paño. Una fórmula que Pékerman, además de James & Falcao, y las variantes de los Quintero, Izquierdo, Bacca o Muriel, deberá saber explotar. Porque Colombia, si bien atrás transmite ciertas dudas, vuelve a tener con qué ilusionarse. Pelear. Y, de paso, quitarle el sueño a más de uno.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Es verdad que, colectivamente, Pékerman deberá ajustar ciertos detalles para que todo fluya. Porque ahí, creo, está la clave de la selección cafetera. Está diseñada para (y por) escenarios de mucho ritmo. Y sus dos estrellas (una para conectar todas las partes y la otra, en cambio, para hacerlo unos cuantos metros más arriba) deben ser determinantes en este proceso.
Yo no descarto que ese 4-2-3-1 se convierta en 4-2-2-2 o 4-3-3 dependiendo del momento de partido o del partido en sí. Yo creo que Muriel tiene muchos enteros para ser titular especialmente después del partido ante Francia. Si se decide por un 4-2-3-1, yo creo que Pekerman podría probar con Izquierdo en banda izquierda ( ). Yo creo que Sánchez-Uribe-Lerma será una medida muy reactiva (solo en escenarios donde se necesite defender a ultranza) porque el equipo se desbarata ofensivamente con esta disposición: Cuadrado termina siendo extremo y James se queda sin casi socios adelante. Los tres cambios más o menos definidos siendo el de más impacto Quintero para tener creatividad y pases de gol a cascoporro en escenarios adversos.